El caso del babero perdido

corrala-apuntalada1Como ejemplo del deterioro que puede causar en una mala actuación tenemos el caso de esta corrala que con mas de doscientos años  fue rehabilitada íntegramente en el 93 y que llegó a nosotros en  2007 con expediente de expropiación forzosa por falta reiterada de conservación.

En este caso el técnico correspondiente, si es que hubo alguno, debió pensar que el babero de cinc que bordeaba el corredor era algún tipo de excentricidad decorativa prescindible, al mismo tiempo se decidió barnizar la madera en lugar de pintarla.

Estas dos iniciativas conjutas han provocado mas daños a la estructura de madera de la corrala en 15 años de lo que el mismo uso y los mismos elementos causaron en los mas de 200 años anteriores.

23-febrero-2007-025Aquí podemos ver que ni siquiera se llegó a colocar un baldosín cerámico con goterón, esto a provocado la escorrentía constante  de agua sobre la madera sin protección.

 

 

 

 

 

 

imagen-055 El agua, al filtrarse en el forjado del corredor, ha provocado la pudrición de las cabezas de las viguetas que, en algunos casos, han acabado haciendo de cuña  y desplazando las carreras sobre las que se apoyaban al interior del patio,  perdiendo así la vertical  que casi causa el colapso de la estructura.

Para colmo, esta corrala, al tener infravivienda generalizada (ya hablaremos de esto) no puede recibir subvención del Plan Especial.

El caso del babero perdido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s